miércoles, 11 de febrero de 2009

Yo no soy un perro pero a veces

A veces me siento un perro.
Ladro, me fatigo y orino las paredes.
Miro a mi perro que no se altera en absoluto
y me doy cuenta que sólo soy yo, triste y obstinado.