sábado, 13 de febrero de 2010

A Tu lejos

Si algún día decides la partida
y frente a mí caducan tus sombras
habrás soñado con mejores lugares
y no sabrás pues no hubieras podido
entender que serás otro cuando vuelvas
y de ti tan sólo lo pasado se agita frágil
en algún rehén de tus embrujos
procura, no regresar buscando lo que fuiste
porque aquí no habrá nada
no habrá amores yendo al encuentro
no habrá niños, ni viejos saludos desde los escombros
porque nada se parece tanto a la muerte
como la ausencia que prosigue a la renuncia
pero habré aprendido a estar sin ti
habré hecho centenas de valijas
cuando nunca te anunciaron mis lamentos
jamás iguales, tan lejanos, diferentes,
coleccionista del resto de sus despojos
para el consuelo de verte entristeciendo
cuando en mí no encuentres nada
siquiera un par de desvelos
anónima, la voz que azota mis espacios
y yo la callo con tu sombra
para que no la espante el silencio.