sábado, 10 de abril de 2010

Óleo de Hombre en Armani

y apenas se fue
frunciendo el ceño como lo recordaba
sintiose el aire apretando
como si detrás de él
no existiesen señores de corbatas
y zapatos Loake y señoras snobs
de blancas y hediondas alpargatas
apenas se alejó, ambiguo y de anteojos
supe que aquel insulto de sus piernas firmes
me sedujo incansablemente
pero él era un caballero Rólex
y yo nací en los Espinillos
lejos del tufo que hay en sus palabras
cavando hoyos en el barro sin zapatos
mirando el sol que anunciaba el tiempo
cuando no buscaba amantes Giorgio Armani

Ensayo

¿Quién es ese?
Que va hacia los rincones
como una araña talentosa,
con ojos y cabeza de artrópodo
porque ese es el mundo que comprende,
anidando estrepitosamente,
esperando la presa en la oscura caverna
hasta dar el salto que permita saciar su prole.
Señores. Ese soy yo.
Debajo de la bota,
ahora una mancha indescifrable
en la blanca densidad del azulejo.
Señores. Como una araña talentosa.

miércoles, 7 de abril de 2010

Tango "Uno" y poema

El valle de las reses

A veces me detengo a no encontrarme
y advierto ruidos inciertos y un sótano de escombros.
Su auditorio, un poco fuera, se escucha en sordina.
Lo aproxima la ventisca con su rostro agitado.

Por lo alto asciende aún más la vida, en prismas poliedros
de la vida misma,
son narices dondequiera que huelen su hollín.
Todo se estruja…
hacia donde el espacio permite la densidad de los hombres.

Intento respirar la idea de no ser el único sin ojales
y no comprendo la bienvenida de los discursos y sus vértices.
Hay que ocuparse para no morir de hastío
y exigir libertad para que tenga sentido.

Todo aquí es un moribundo valle de vacas apretadas
produciendo carne y zozobra.
La devoción se abstiene de razones y mi nariz huele a su tizne,
primerizo.
A veces camino para no encontrarme y allí estoy,
junto a los charcos, en algún rincón de caracoles…
asistiendo mis umbrales.