sábado, 10 de abril de 2010

Óleo de Hombre en Armani

y apenas se fue
frunciendo el ceño como lo recordaba
sintiose el aire apretando
como si detrás de él
no existiesen señores de corbatas
y zapatos Loake y señoras snobs
de blancas y hediondas alpargatas
apenas se alejó, ambiguo y de anteojos
supe que aquel insulto de sus piernas firmes
me sedujo incansablemente
pero él era un caballero Rólex
y yo nací en los Espinillos
lejos del tufo que hay en sus palabras
cavando hoyos en el barro sin zapatos
mirando el sol que anunciaba el tiempo
cuando no buscaba amantes Giorgio Armani

No hay comentarios: