lunes, 11 de abril de 2011

Sólo instante

Un pétalo desatinado,
rugió a su rosa,
estremecido y virulento.
                                                                                                                          Se desprendió en peso leve
sobre los pastos quejumbrosos.
Acarició en su instante, apacible y dulce aire;
fue la calma seducción de ser cosa libre.
La rosa sigue siendo rosa, muy roja, rutilante.
Aquel rebelde pétalo, marchito,
musita y añora haber sido el capullo,
y piensa en el tiempo que fue también su perfume.

No hay comentarios: