martes, 21 de julio de 2009

El muerto se parece a mí

Suenan fusiles, ruidos, cadenas,
la noche comparte sus gritos y alertas.
Los hombres caminan,
descalzos y hambrientos,
el agua en sus dedos helando sus miedos.
Esto no es un sueño.
Los perros que ladran se lamen el cielo.
Mi General. Se escucha a lo lejos.
El paso se agita la fila se queja,
suenan fusiles, los muros se alejan.
Caen tendidos los cuerpos fundidos,
parece un sueño, nadie está vivo.
Parece un sueño y despierto.
Plomo en el suelo y un muerto,
siguen otros al acecho.
Un rostro cree mirar el cielo,
parece el mío y no es un sueño.
Jamás podrá serlo.
Un hombre, un fusil, unos cuantos entierros.
Algunas balas perdidas… podrían estar cayendo.

No hay comentarios: