martes, 21 de julio de 2009

Raconto momentáneo de algunas pequeñas alegrías

Yo celebro…
La primera bocanada consciente
Del aire apretado a las siete
De mi cuarto frío
Yo celebro…
La primera cita
El primer beso
Cuando tenía dieciséis
Y tu boca pequeña sosteniendo el cigarro
Celebro también
Los recodos de la Ciudad Vieja
El sol frenético de las dos de la tarde
mis rodillas sucias paseando en bicicleta
Celebro el pan, la cebada clandestina y los recreos
Y este aquí, este ahora después del almuerzo
Donde el silencio me regala un gesto, y calla
Celebro mi ventana, las paredes con sus fotos
Donde nunca pasa el tiempo
Y el velo del mañana pasajero
Aguardando como un perro
Que le haga compañía
Celebro mi libertad presa como tantas libertades
La emboscada de la muerte que es ajena entre tanto
Y mis ganas de decir que no enmudece
Y dispara

No hay comentarios: